La importancia de los valores soft en la empresa

El fin de semana pasado tuve el gusto de acudir a un curso intensivo que se centraba en el foco y en el poder de centrarse en tus áreas de mayor éxito. Era un curso impartido por la Escuela Jung, orientada al emprendimiento desde el alto rendimiento mental. Fui, como muchos otros, sin saber muy bien qué me iba a encontrar. Y la verdad, es que acabé muy muy contenta y agradecida a todo el equipo.

Y aprendí muchas cosas, pero una de ella me pareció especialmente relevante por cómo pasa desapercibida en la sociedad y, en especial, en los entornos económicos, fiancieros y profesionales.

Y es que nos han enseñado que lo más importante en una empresa es el marketing, el I+D, la contabilidad y la tecnología. Pero muchos de los ponentes que allí escuché defendían otros valores. Mucho menos elogiados, más difíciles de cuantificar y con mucha menos prensa. Los valores soft: el capital humano, los trabajadores, la motivación, la búsqueda de reconocimiento, las ganas de aportar, de dar lo mejor de ti para que el sueño de otro crezca, junto con los tuyos, el respeto al trabajo y a las ideas de otros, el tiempo para pensar, para sentir y para intuir….

Cómo hacer, hacer y hacer entorpece nuestro día a día; y nos aparta de nuestro objetivo y, en última instancia, de nuestra misión (la que movió al emprendedor un buen día a hacer y montar “algo diferente”).

Me sorprendió oir de la voz de José Conejos (con una impresionante trayectoria en gestión del talento y recursos humanos que podéis ver aquí) que en muchos de los trabajos de consultoría que está haciendo se encuentra con managers y directivos que tienen miedo del talento de sus propios empleados. Se sienten amenazados en lugar de aprovechar las capacidades de sus subordinados para el bien de la empresa. Una vez más, el ego sobre la persona, el objetivo o el bien común.

Otros actúan como tapón frenando todas las iniciativas de sus trabajadores que ellos no tienen capacidad de gestionar por falta de tiempo, conocimientos o ganas. Así les desmotivan y éstos, conocedores de sus capacidades, antes o temprano vuelan en busca de una mayor aceptación de sus ideas.

En frío, suena ridículo. Sin embargo, está pasando. Nos movemos en un mundo de mediocreidad.

Rodearnos de talento en un marco de confianza será lo que permitirá la co-creación y la innovación. Pero sólo las personas, el liderazgo, la cultura y los valores humanos son los que van a mover y motivar verdaderos resultados. Hemos de rescatar términos como PARTICIPACIÓN, CONFIANZA, CELEBRACIÓN y HUMILDAD.

Es el papel del líder conectar las expectativas de los clientes con la conducta de los empleados y potenciar ésta a través del respeto, la valoración y la autonomía en las tareas para las que han sido contratados.

Igual, o más reveladoras incluso, fueron las palabras de Pilar Gómez-Acebo (espectacular Profesional en el Desarrollo de Personas, Estrategias y Gobiernos, más info aquí). Afirmó que el 30% de las empresas de nueva creación fracasan antes del segundo año por falta de entendimiento entre sus fundadores. Una vez más, se está demostrando que las habilidades soft (que son las humanas, las de la vida, las personales) están siendo los factores de mayor influencia en la evolución de las empresas, mercados y países.

Se ha dado excesiva importancia a las habilidades hard frente al conocimiento y la gestión emocional. Debemos construir un entorno amable en la empresa en lugar de un entorno hostil de desmotivación, miedo y competencia. Aclaraba que en los sentimientos y la sensibilidad reside nuestro mayor valor. Destacaba la importancia de pensar antes que decir y antes que hacer. En la búsqueda de la integridad, nos encontramos la valoración de los demás, de su trabajo y de sus ideas, porque en lo diferentes que son de mí, son los que me pueden aportar más.

Imprescindible cultivar la observación y la escucha, la autoconfianza, la seguridad y el bien de todos frente al Ego. Y éso no es sólo el camino a una vida más plena, o al crecimiento personal, también lo es en el camino empresarial. Porque las empresas, antes que nada, son personas.

Me han iluminado estas ideas, por eso, quería compartirlas con vosotros. Gracias.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s